Las ventajas de una alarma cableada

Es un hecho que los robos en hogares y negocios siguen estando a la orden del día en la mayor parte de nuestro país. Aunque la policía trabaja para desarticularlas, las bandas organizadas siguen atacando y hacen necesaria, o al menos muy aconsejable, una inversión en seguridad por parte de los particulares y las pequeñas empresas. Cada vez son más las personas que se deciden a instalar un sistema de alarma cableada, con el fin de aumentar el nivel de seguridad y protección de sus bienes.

Alarma cableada frente a alarma de radio

A la hora de elegir una alarma, existen muchos tipos a los que considerar, por lo que deberemos analizar los pros y los contras de cada caso particular para saber cuál es la que mejor nos encaja. Nosotros os recomendamos que os dejéis aconsejar por profesionales que tengan amplia experiencia en el campo de la seguridad, como Asepro.

Básicamente, podemos distinguir dos tipologías de alarmas de seguridad  en función de su tipo de comunicación, las alarmas inalámbricas y las alarmas cableadas. Las primeras son las más usadas en hogares y pequeños negocios. Presentan tres tipos de ventajas:

  • Su instalación que apenas requiere obra y son muy pequeñas y discretas.
  • Se instalan muy rápidamente.
  • Su precio es mucho más barato.

Con la evolución de la tecnología, este tipo de alarmas se están volviendo mucho más seguras al minimizarse sus fallos y la posibilidad de inhibirlas.

El tipo de alarma cableada es obligatoria en todos aquellos lugares en los que la Ley de Seguridad privada exige un Grado 3 de seguridad. Es decir, negocios como farmacias, administraciones de loterías, gasolineras, etc. En principio, se considera como la gran ventaja de las alarmas por cable el hecho de que sean más efectivas, ya que apenas presentan fallos y por tanto son más seguras.

Alarmas de seguridad

Las ventajas de las alarmas por cable

Las alarmas por cable conectan todos los sensores que se instalan para detectar irregularidades con la alarma central mediante un cable, de manera que no se pueden manipular ni interrumpir la señal entre ambos dispositivos a través de un mecanismo inhibidor de frecuencia. Incluso en el caso de que se cortase el cable, la central lo detectaría.

Tradicionalmente los sistemas de seguridad de cableado transmitían su señal a través de la red telefónica (RTC). Hoy en día se les pueden incorporar también transmisiones vía GMS, GPRS e IP (internet), lo que las hace mucho más rápidas.

Para instalar una alarma para casa por cable lo primero que hay que hacer es decidir los mejores lugares para colocar los sensores, que como hemos dicho, son inmunes a los intentos de inhibición. Normalmente, los espacios elegidos serán puertas y ventanas. La comunicación entre los sensores y la central utiliza una tecnología de encriptamiento que protege la información. Dispondremos de un teclado de tipo alfanumérico y de la posibilidad de controlar nuestra alarma a través de nuestros smartphones o tablets.

Aunque la instalación de una alarma cableada supone un costo mayor que la de una de radio, el posterior gasto en mantenimiento es mucho menor ya que no tendremos que cambiar las baterías o pilas al trabajar con el sistema eléctrico. Otro factor a considerar, especialmente si hablamos de nuestro hogar, es el estético, pero siempre existe la posibilidad de disimular los cables.

En cualquier caso, siempre debemos tener presente que la instalación debe ser llevada a cabo por profesionales de una empresa de seguridad y vigilancia que tenga amplia experiencia en el campo de los sistemas de seguridad y cuenten con una central receptora  con una infraestructura capaz de resolver las incidencias de modo satisfactorio.

2019-07-15T09:42:23+00:00 Tags: , , |