¿Qué es un CCTV?

A la hora de elegir un tipo se sistema de seguridad debemos valorar muchas cosas: su finalidad, dónde lo vamos a instalar, cuánto estamos dispuestos a invertir, etc. Entre todas las opciones posibles. las tecnologías de videovigilancia como los CCTV se están imponiendo. No solo son muy efectivas para valorar cualquier intrusión o problema que pueda darse, sino que cada vez mejora más la calidad de las imágenes que ofrecen y las posibilidades de grabación. Además, se abaratan los precios por lo que son más asequibles.

En qué consiste un CCTV

CCTV es un acrónimo que viene del inglés “Closed Circuit Televisión”. Traducido al español: circuito cerrado de televisión. Se trata de un sistema en el que todos los componentes están conectados entre sí. De esta manera que solo a través de los monitores que están conectados al sistema pueden verse las imágenes.

Los componentes básicos de un CCTV son las cámaras. Es decir, los dispositivos que captan las imágenes y que deben situarse en lugares estratégicos y protegidos. El medio por el que se trasmiten las imágenes que puede ser cables coaxiales o vía radio. El monitor o monitores que reciben las imágenes y el DVR (Digital Video Recorder), es decir, el grabador de vídeo digital.

En la actualidad, aunque las cámaras se encuentren instaladas en puntos fijos pueden estar habilitadas para ser manejadas desde puntos de control. Pueden enfocarse hacia determinados puntos, hacer zooms o panorámicas de la zona que abarcan, etc. También existen modelos, y esta es una función muy interesante en la mayoría de los casos, que permiten captar imágenes nocturnas y algunas que se activan solo si detectan movimiento.

Los sistemas de grabación también han evolucionado mucho. En algunos casos la retransmisión de las imágenes se hace directamente por Internet, lo que permite ir almacenando las imágenes directamente en discos virtuales. Así se soluciona el problema de la falta de espacio que tenían las cintas de vídeo antiguas. En las cámaras que se activan solo ante determinados estímulos como el movimiento, la grabación se efectúa solo en esos casos. De esta manera se reducen los tiempos de grabado, facilitando el trabajo de ir a los puntos concretos a la hora del visionado.

Ventajas de instalar un CCTV como sistema de seguridad

Los CCTV son sistemas de seguridad que pueden instalarse en diferentes tipos de espacios y ambientes tanto interiores como exteriores. Son especialmente útiles para aquellos lugares de que no pueden controlarse a simple vista. Son pues una especie de extensión del ojo humano que puede, a través de las cámaras, controlar espacios y accesos que de otro modo sería mucho más costoso y entrañaría más dificultad.

El número de cámaras que puede integrar un CCTV es amplio. Las zonas que permite controlar son también ingentes, esto implica que una única persona puede estar controlando extensiones que de modo presencial sería imposible. Además, el progreso de la tecnología, con la capacidad de mover las cámaras en diferentes ángulos y de hacer zoom, facilita la vigilancia.

El CCTV es un sistema ideal para emplear en el control de accesos. Incluso puede implementarse con un software que evite la presencia efectiva de personas en la zona para facilitar el acceso. Complementado con sistemas de alarmas de seguridades el método más rápido para comprobar qué es realmente lo que está pasando. Antes de instalar un CCTV hemos de atender a la reglamentación de la Ley de Datos Personales, lo ideal siempre es que lo haga una empresa de profesionales como ASEPRO.

2019-06-06T17:01:25+00:00 Tags: , |