Cómo puedo saber qué sistema de seguridad necesito

El concepto de seguridad es muy amplio. Abarca desde nuestra protección personal y la de nuestros allegados a la protección de bienes y objetos frente a una amplia gama de agresiones externas. Estas van desde robos y atracos a intrusiones, pero también inundaciones e incendios.

En la antigüedad, los únicos mecanismos de seguridad eran la vigilancia personal y la utilización de animales como perros, entrenados para proteger su territorio y dar la voz de alarma. De hecho, aún se utilizan en muchas fincas privadas y hogares. Pero el avance de la electrónica posibilita la instalación de sistemas de seguridad mucho más efectivos y complejos, como explicaremos aquí.

Diferentes grados en la seguridad

Por lo general, asociamos los sistemas de seguridad a simples alarmas con efecto disuasorio. Pero el avance de la tecnología ha permitido que sean mucho más complejos. Un sistema de seguridad está constituido por una central de alarma, diferentes tipos de sensores ya sean de movimiento, de humos, de gases, etc. y sistemas de aviso y señalización que pueden ser de tipo acústico u ópticos. A ello puede añadirse el intercomunicador con la Central Receptora de Alarmas, en la que estará el personal encargado de efectuar los avisos necesarios en función del problema detectado (a la policía, los bomberos, etc.).

Existen varios grados de seguridad que determinan las normativas que las empresas deben cumplir en las instalaciones en función de cada uno. Estos grados están especificados en la Orden ministerial INT/316/2011, en su artículo 2  y vienen definidos “en virtud de la naturaleza y las características del lugar en el que se va a efectuar la instalación y de la obligación, o no, de estar conectados a una central de alarmas o centro de control” a través de la norma UNE-EN 50131-1.

Grado 1 o de bajo riesgo: Es aquel en el que la alarma solo emite señales acústicas disuasorias, de modo similar  las alarmas de los coches.

Grado 2 o de riesgo bajo medio: Es el de los dispositivos de seguridad que se instalan habitualmente en hogares y negocios o comercios pequeños, los sensores van conectados a una central de alarmas.

Grado 3 o de riesgo medio alto: Es el indicado para los negocios que deben tener medidas de protección de manera obligatoria y necesariamente tienen que estar conectados a un centro del control.

Grado 4 o alto riesgo: Es el que se emplea en instalaciones militares, cárceles o lugares donde se guardan explosivos o se custodian objetos valiosos.

Elegir un sistema de seguridad

A la hora de elegir un sistema de seguridad, lo más importante es asegurarnos de que nos lo instale una empresa de seguridad y vigilancia profesional. Al igual de Grupo ASEPRO, debe estar inscrita en el registro correspondiente y debe ofrecernos los certificados obligatorios. También hay que asegurarse de que trabajan de manera profesional y teniendo en cuenta nuestras necesidades.

Para proteger nuestro hogar o pequeño negocio, lo más conveniente será instalar un sistema de seguridad de Grado 2, conectado al centro de control y complementado por algún sistema de videovigilancia. En ASEPRO os proponemos diversas alternativas en función de las necesidades y requerimientos que tengáis, poniendo a vuestro servicio nuestra experiencia en el sector de la seguridad. Incluso tenemos la opción de comprar o alquilar los equipos según las modalidades contratadas.

También trabajamos con joyerías, farmacias, estancos y sectores que necesitan implementar los grados de seguridad más altos, buscando siempre los mayores niveles de eficiencia.

2019-05-22T16:57:36+00:00 Tags: , |